A finales del siglo XIX Cheong Fatt Tze se dispuso construir su casa y lugar de trabajo bajo los principios del Feng Shui el cual entiende al hombre como parte integral de la naturaleza.


Él usó el patio central conocido como "Corazón del Cielo" que, junto a un frente amplio abierto para recibir la energía de la tierra, garantizaría su estatus social y prosperidad económica.
Fue así como Fatt Tze, aprovechando la energía de la naturaleza, se convertiría en prominente ciudadano y uno de los comerciantes más prósperos de la provincia de Penang, Malasia, y "La Mansión Azul", como se llamó entonces y hasta nuestros días, es Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO en 1995.


Como arquitecto especialista en Feng Shui, mi propósito es llevarte más allá de la forma, la estética y lo funcional del espacio, brindándote la oportunidad de hacer de tu proyecto de arquitectura o casa, un hábitat de bienestar extraordinario para convertirlo en tu palacio personal.